lasfallas

La historia de las fallas, la historia de La Lola

LA LOLA. Restaurantes. Valencia

– ¿Cómo me había quedado -otra vez- sin batería?- Pensé, tras mirar la pantalla apagada del móvil.

Lo guardé en el bolso, saqué mis gafas de sol, me ajusté el sombrero, y me pinté los labios mirándome en el espejo retrovisor de una vespino. Una vespino T.

 

-Igual que la que tenía Carla. Joder, Carla, ¿dónde estará?- me pregunté, mientras cruzaba el carrer de Dalt, caminando hacia el Refugio.

Escuché al fondo el sonido de la vespino en marcha, y ahí estaba: Carla.

Leer más…